lunes, 31 de octubre de 2016

La confluencia de los ríos Toa y Jaguaní


La confluencia del Toa y el Jaguaní es uno de los lugares naturales más impresionantes que tenemos en Cuba. Aislado de toda actividad humana, los ríos moldean su lecho cambiante según el humor que el clima les provoque, de la misma manera que un adolescente cambia de parecer, premiando al visitante con un espectáculo de agua y arena. 
Boca de Jaguaní 2016

Boca de Jaguaní 2013
Boca de Jaguaní 2008
Nos encontramos en el corazón de las Cuchillas del Toa en el Parque Natural Alejandro de Humboldt, una de las zonas más inhóspitas y mejor conservadas de Cuba. La vegetación es exuberante, de árboles enormes y frondosos, que ocupan la totalidad de las empinadas montañas, como si fuera un manto verde que las cubre y cambia según la hora del día.
 
Rio Toa en la mañana
Rio Toa en la tarde
El camino conduce hasta una estación hidrométrica, donde se monitorea el volumen de agua que tiene el poderoso río. Recientemente y gracias al aporte de las lluvias provocadas por el Huracán Matthew, el Toa destruyó el puente de la carretera Moa – Baracoa, lo cual sucedía con demasiada frecuencia en tiempos ya casi olvidados, y tristemente ahora se repite. La estación es conocida como la casa de placa, al no existir este estilo constructivo dentro del fondo habitacional de los campesinos en la zona que más llueve en Cuba.





Las intensas lluvias en el relieve montañoso provocan cierta erosión, disminuida en gran parte gracias a la exuberante vegetación y sus raíces, pero los deslizamientos de tierra ocurren inevitablemente en planos muy inclinados, por esta causa los caminos se ven llenos de rocas que no pertenecen al lugar, sino varios metros montaña arriba.



 Se pueden encontrar manantiales muy variados y curiosos, desde pequeños hilos de agua saliendo de una roca, hasta verdaderos arroyos, que desembocan en el Río.


La migración se ciñe sobre las montañas, los jóvenes prefieren las ciudades y sus alrededores, cada vez hay más casas deshabitadas y fincas enyerbadas.
Esta enredadera se aferra tan fuerte al tronco de la palma real, que al morir deja su marca indeleble.
Las Cuchillas del Toa es una de las zonas con mayor biodiversidad en el planeta, es un paraíso para la investigación y los amantes de la naturaleza. Nos encontramos con una de las 2200 especies de pez gato, el cual presenta la boca rodeada por dos labios en forma de ventosas, que le permite asirse a las rocas del fondo del rio y no ser llevados por la corriente, que en realidad es muy fuerte, las pequeñas piedras en la foto, están siendo arrastradas en este vado del rio.
En un recodo del Río, nos encontramos con el tronco de un árbol de unos 15 metros de largo, encajado en la orilla de una profunda poza, muestra espeluznante de la fuerza de las aguas y su poder de arrastre durante las crecidas.



Finalmente llegamos a la casa de la Confluencia, sabemos que Domingo ya no vive ahí, ahora lo hace Pepe Gámez, que decidió desplazarse hasta allí para criar cerdos y comprarse un refrigerador, le va muy bien, ya se lo compró además de un TV.

La familia prepara las tripas del cerdo para la confección de morcilla

Ellos viven en Naranjal, en la Vía Mulata, pero allí tienen restricciones para la cría de cerdos. En el monte, se pueden tener muchos cerdos sueltos, sólo alrededor de la casa contamos 30 cerdos y muchas gallinas.
  video
Pequeña comunidad de auras, que viven en pleno patio de la casa.
El güapén, fruto que se consume como vianda en las montañas de Cuba.
Conversando con Pepe, me confiesa que se llama Antonio, pero todo el mundo lo conoce por Pepe y no sabe porqué.

En la margen opuesta del río hay una puerca o cerda, parida con varios cerditos, de los cuales Pepe le regala uno a su nieta y salen todos los niños en misión de búsqueda y captura de uno de los cerditos, aprovechando que siempre le llevan un poco de palmiche y coco rallado, escogen uno y lo capturan sin contratiempos.


Los campesinos cubanos siempre se hacen acompañar por sus mejores amigos. En las montañas son verdaderamente cooperativos encontrando cerdos, gallinas, mulos y todo lo que se necesite buscar.

Otro amigo muy fuerte con que cuentan los campesinos son los mulos. En la montaña resultan imprescindibles para las labores de carga y desplazarse por el accidentado relieve, son capaces de ver en la oscuridad, según nos cuentan todos los propietarios, que tienen que viajar de noche hasta 20 km por trillos, peligrosos incluso de día, para realizar cualquier gestión o llegar temprano a una consulta médica. En este desplazamiento no se puede utilizar linternas porque se deslumbra el mulo, debido a la sensibilidad que tienen sus grandes ojos cuando se adaptan a la penumbra.

Así, continuamos viaje, ahora que estamos en Boca de Jaguaní, seguiremos este río hasta la Melba, pensamos realizarlo en 3 días, disfrutando el paisaje y la aventura.

Izquierda Ría Toa, al frente Río Jaguaní





2 comentarios:

  1. Hola

    Me gustaría hacerte algunas consultas sobre senderismo en Cuba, me llamo Miguel y te escribo desde España. Me puedes pasar una dirección de correo electrónico donde poder escribirte?

    Un saludo
    Miguel

    ResponderEliminar
  2. Puedes escribirme a redel81@nauta.cu
    Un saludo desde cuba

    ResponderEliminar